27 diciembre 2010

Amores contrariados que llegan a buen puerto con la magia de Márquez

Por Invierno:
Y he aquí una historia de amor. Un amor de esos de los que ya no se encuentran, que perduran toda una vida. De pasión, fidelidad, romance y entrega. Una historia no muy fácil de contar ni de resumir. Pero muy simple de entender a manos de Gabriel García Márquez.

Florentino, un joven algo sombrío y triste, se enamora a primera vista de Fermina Daza cuando la ve por primera vez. Un flechazo, como suele decirse, pero que durará toda la vida. Ella, que al principio se resiste, acaba sucumbiendo al amor que con tanta reticencia le muestra Florentino en las cartas de amor. Pero como todas las historias épicas de amor, no es tan fácil que este amor llegue a buen puerto, aún tienen que pasar muchas desgracias.

Fermina Daza y Florentino Ariza de jóvenes (en la película)

El padre de Fermina, al enterarse del idilio manda a la joven a otra ciudad con unos parientes, con el objetivo de que se olvide del muchacho. Aún así, la distancia no es una barrera para ambos, y mediante cartas mantienen el contacto y la llama de su amor permanece encendida. Cuando finalmente ella regresa a la ciudad y se encuentra con Florentino Ariza, su amor platónico.

Pero tal y como suele ocurrir con estos amores platónicos, nunca son lo que uno imagina. Que era una ilusión, era un romance de adolescente, tan sólo era una chiquilla. Fermina rechaza a Florentino, pero el no desiste en ningún momento sigue enamorado de ella y lo estará toda su vida. Aunque tenga millones de amantes, aunque ame a otras muchas mujeres, la dueña de su corazón siempre será Fermina. Incluso cuando ella se casa con el Doctor Juvenal Urbino, incluso cuando tiene hijos, incluso cuando su rostro este surcado de arrugas...

Fermina Daza y Florentino Ariza de ancianos (en la película)

Y así es, la espera toda la vida, hasta que se convierten en unos ancianos.
Pero no os voy a contar más de ésta historia, pues aún queda mucho que acontecer. Problemas matrimoniales, algunas infidelidades, los breves pero intensos romances de Florentino... pero eso sí, sin desviarse del punto de referencia: el amor. 
Sin seguir la línea de las novelas románticas más comunes, considero este libro como un punto de referencia en este tipo de novelas. Y sobre todo, realista. El protagonista es un hombre real, quizás demasiado enamoradizo e ingenuo al principio pero va evolucionando hasta convertirse en un hombre sensato, un hombre de negocios, inteligente, que ha vivido mucho... en ese sentido, quizás demasiado. Es un hombre que aunque se ceba en el sexo por puro aburrimiento y por la búsqueda de placer, que busca desvanecer el amor que siente por Fermina en la práctica sexual reiteradamente, no lo logra, sino que lo único que consigue es que, a pesar de que su cuerpo esta corrompido y gastado, su corazón sigue intacto para Fermina.
Florentino Ariza, Fermina Daza y Juvenal Urbino (de izda. a dcha.)
Sí, si... Lo sé. Una visión muy romántica del asunto. Pero el encanto de esto es precisamente el punto de vista que le da Gabriel 'Gabo' García Márquez. O más bien, el genio Márquez. Es él. La historia en manos de cualquier otro autor no sería la misma, sería 'otra' historia de amor. Pero es la capacidad de Gabo para dar una lección de vida en cada una de las páginas.


La novela 
Las descripciones: brillantes, llenas de color, ostentosas pero necesarias. Márquez te hace adicto a su estilo de tal manera que no puedes dejarlo ir. Y aunque no me gusta comparar, ha llegado el momento de hacerlo.


Con 'Cien años de soledad', otra de sus grandes obras y la que le valió, en cierto modo, el Nobel de Literatura. 'Cien años de soledad' es una historia de toda una generación, no solo de una vida, sino de una familia, de un pueblo. 


 'Cien años de Soledad' de Márquez
Es obvio que nadie olvidará que "las estirpes condenadas a cien años de soledad no tienen una segunda oportunidad sobre la tierra", y que la obra narra acontecimientos, sucesos y la vida humana con una crudeza tremenda y con su siempre estilo espectacular. Pero aún así carece del sentimiento y de la esencia personal que tiene y aporta a los lectores 'El amor en los tiempos del cólera'.



¿Y el punto negativo? Ahí voy... La falta de caracter del personaje de Fermina Daza. La falta de magnetismo para traspasar el papel, así como lo hace Florentino e incluso Juvenal Urbino. No sé porqué pero me recuerda a esas que van de mosquitas muertas y luego... puñalada trapera. Quizás esta sensación será porque de verdad Márquez logra hacer que Florentino sea el centro de la novela y sea él quien verdaderamente te preocupa. 


De todas maneras, aunque no deje de echar flores sobre esta novela, no puedo decir lo mismo de la película. Está bien, pero no capta la esencia, ya que es la magia de Márquez lo que embelesa al autor, y el director, o los actores, o mejor dicho, todo en su conjunto no lo reflejan del mismo modo que lo hace el autor de la novela.


Pero lo que realmente queda, lo que permanece es que la espera finalmente merece la pena. Que el amor, aunque sea después de tanto tiempo supera la adversidad y las barreras del destino.


"El capitán miró a Fermina Daza y vio en sus pestañas los primeros destellos de una escarcha invernal. Luego miró a Florentino Ariza, su dominio invencible, su amor impávido, y lo asustó la sospecha tardía de que es la vida, más que la muerte, la que no tiene límites.


-¿Y hasta cuándo cree usted que podemos seguir en este ir y venir del carajo? -le preguntó.
Florentino Ariza tenía la respuesta preparada desde hacía cincuenta y tres años, siete meses y once días con sus noches.
-Toda la vida -dijo. "
Gabriel García Márquez


5 comentarios:

  1. ¡Oh, Invierno, qué entrada tan bonita y romántica para estos días de penumbras que vivimos! ME ENCANTA.

    Y por cierto, el video de la semana también me chifla :)

    ResponderEliminar
  2. Cien años de soledad es precioso. Tengo pendiente la de el amor en los tiempos de cólera y he tenido que bajar la pantalla para evitar spoilers.RRRRRR. Veo mucho curre en la entrada, sí señó. En cuanto lo lea te cuento, maja.

    ResponderEliminar
  3. Y cito textualmente:
    Datos personales
    Las cuatro estaciones
    Cuatro amigas y futuras periodistas: María Muñoz, Elionor Martínez y Ana Mocholí. ¡Somos las Cuatro Estaciones!

    ResponderEliminar
  4. JAJAJAJA Ya está cambiado, yo también me he quedado :O

    ResponderEliminar
  5. M'encanta! Vaig començar a llegir-lo i i abans ja ho vaig intentar amb Cien años de Soledad. M'heu fet ganes de reprendre la lectura, ja sé que vaig a fer a partir d'ara en les classes de català!
    Sou unes currantes, m'encanta el blog, nosé quan de temps feia que el tenia oblidat! Enganxeu!!

    ResponderEliminar

¡No seas tímido! Cuéntanos qué te ha parecido la entrada, qué podemos mejorar y muéstranos tu opinión también. ¡Valoramos mucho vuestros comentarios y los leemos todos!